9. Los Géneros Literarios

POWER POINT NARRATIVA: CRISTOBAL, JOHAN, PABLO Y JOSE ANTONIO. CURSO 2014/15







POWER POINT LÍRICA: JAIME Y RENÁN CURSO 2014/15







Exposición LA DRAMÁTICA

POWER POINT REALIZADO POR LEILA, RENÁN Y BELÉN. CURSO 2014/15
















Características de género del teatro.



I.- El teatro: el texto dramático
Llamamos teatro a aquellas obras literarias que son escritas para su representación por unos actores en un escenario. Sus rasgos más característicos son el uso del diálogo y que no aparece la figura del narrador. En el teatro conviene distinguir entre obra dramática, o texto literario, y la representación teatral sobre un escenario, con actores, vestuario, decorados, etc.

En una obra dramática aparecen los siguientes rasgos fundamentales:

a) la acción (Serie de acontecimientos escénicos, que definen a los personajes según su comportamiento).

b) los personajes (realizan la acción a través del diálogo).

c) la tensión dramática (estado anímico de excitación, impaciencia o exaltación producido al espectador ante un acontecimiento inminente de la obra; su finalidad es mantener la atención hasta el desenlace final).
Por otra parte, la acción dramática debe tener como cualidades:

1. Unidad. Los clásicos exigían que la historia representada cumpliera la "regla de las tres unidades" (un lugar, un día y una acción). Hoy día sólo se sigue la unidad de acción: todo gira sobre un tema central.

2. Integridad (la acción debe ser completa: exposición, nudo y desenlace).

3. Verosimilitud (si el drama está relacionado con la vida lo representado debe tener apariencia de verdadero).

4. Interés (atraer la atención del espectador).

Estructura de una obra dramática

Una obra de teatro está formada por dos tipos de textos: texto principal o primario y texto secundario.

1.- Texto principal (el contenido, propiamente, de la obra)

A. División

Acto: unidad temporal y narrativa, marcada por la subida y bajada el telón. El teatro griego no conocía las subdivisiones en actos. Fueron los autores latinos, y sobre todo los renacentistas, quienes dividieron las obras en cinco actos: (presentación, intensificación, clímax, declinación y desenlace). El teatro de Lope redujo el número de actos a tres: exposición, nudo y desenlace. El teatro moderno suele estructurarse también en tres actos. La distinción entre actos se suele señalar de diversas maneras: caída del telón, intervención del coro, cambios de luces, etcétera.

Cuadro: Parte del texto que está marcada por el cambio total o parcial del decorado.

Escena: Parte de la obra que viene determinada por la entrada o salida de los actores. Cada vez que entran o salen todos los personajes, se cambia de escena.
B.- Forma de expresión:

Diálogo: Es la conversación entre dos personajes.

Monólogo: Es el modo de expresarse cuando un solo personaje está hablando. Se llama también soliloquio.

Aparte: Es la forma de hablar de uno o varios personajes, que la utilizan cuando dicen algo sobre la obra, y los demás personajes fingen no enterarse.

El coro (como un personaje colectivo que puede: a) ser la conciencia o los recuerdos del personaje que habla; b) encarnar la figura de una especie de adivinador o profeta que predice los acontecimientos que se van a desarrollar más tarde; c) servir de narrador o encarnar las reflexiones generales del autor; d) encarnar a una comunidad. El coro aparece, sobre todo, en las tragedias clásicas.
C.- Desarrollo de la acción:

Exposición: Es el principio de la obra y en ella se presentan los datos más importantes de la obra.

Nudo: Coincide con el momento de mayor tensión y donde la trama se complica.

Desenlace: Es el momento en que se resuelve el problema planteado en el desarrollo de la obra.
2.- Texto secundario: (aporta información para la representación teatral)

Acotaciones:

  • Sobre la acción: 1) Datos e indicaciones sobre el lugar en el que se desarrolla la acción: decorados, época, mobiliario, etc. 2) Iluminación, con la que se expresan la hora del día, un espacio concreto, etc. 3) Sonidos, para indicar o provocar diversos efectos.

*Sobre los personajes: Vestuario, movimientos, gestos, tono de voz, intencionalidad expresiva, etc
II.- El teatro: la representación teatral.


El fin primordial de un texto dramático, aunque puede ser leído, es su representación en un escenario ante unos espectadores. Esta tarea es llevada a cabo por los actores, que encarnan a los personajes y que son conducidos por un director, que los organizará y transformará ese texto escrito en un espectáculo. Por último, la escenografía es otro de los elementos esenciales de la representación teatral, con ella se sitúa la historia en un tiempo y espacio concretos.

Personajes

1. Principales: son aquellos sobre los que recae el peso de la acción. Pueden ser:

Protagonista: actúa de una forma decisiva y fundamental en la obra.

Antagonista: actúa de forma contraria al protagonista.

2) Secundarios: ayudan a los principales.

3) Alegóricos: encarnan ideas abstractas como la justicia, la libertad, la muerte; o también conceptos religiosos: la Eucaristía, el pecado, el demonio...

Escenografía

Decorados: Elementos necesarios para ambientar el escenario.

Vestuario: Prendas y ropas de vestir.

Iluminación: Luces y elementos luminosos para provocar efectos: día, noche, tormentas...

Sonido: Música y efectos sonoros para complementar lo que aparece en escena: ruidos, etc.
III.-Principales géneros dramáticos

Tragedia: Se presentan terribles conflictos entre personajes que suelen ser héroes, reyes o gente, de noble condición. Son víctimas de grandes pasiones invencibles y luchan contra un destino fatal que siempre los vence, llevándolos a su destrucción y, muchas veces a la muerte.

Comedia: Desarrolla conflictos agradables o moderadamente serios, pero casi siempre divertidos, entre personajes normales, aunque sean de alto linaje.

Drama: Los personajes luchan contra la adversidad, que les causa daño y que no aceptan. Pueden intervenir elementos cómicos. El drama en España recibió el nombre de tragicomedia, entre los siglos XV y XVIII.
Subgéneros dramáticos menores:

El auto sacramental: Obra dramática en un solo acto y escrita en verso. Trata temas profundos mediante personajes alegóricos. El gran teatro del mundo.

El sainete: Pieza dramática jocosa en un acto, de carácter popular, que se representaba como intermedio de una función o al final.

El entremés: Obra de carácter cómico que, en el Siglo de Oro, se representaba entre dos actos de una obra extensa. Ej.: El retablo de las maravillas de Cervantes

La farsa: Obra breve de carácter cómico y satírico, cuyos orígenes se remontan al teatro griego. Actuales Valle-Inclán, Lorca, etc

La ópera: Es una obra dramática íntegramente cantada y de tema trágico.

El melodrama: obra de escaso interés literario, en la que se suele acentuar la división de los personajes en moralmente buenos y malvados, para satisfacer la sensiblería vulgar.


Características de género de la novela

Con el nombre de “novela” se designan obras que pertenecen a la literatura de ficción, pero con un carácter muy variado. Como característica común ofrecen la de ser un relato de ficción en prosa.

Sobre los orígenes de la novela no hay un acuerdo claro. La antigüedad grecolatina apenas la conoció de una manera imperfecta, y no influyó casi nada en el desarrollo de este género en Europa. Más importante fue la huella dejada en la literatura medieval de elementos novelescos procedentes de las culturas orientales. Ahora bien: todas las novelas anteriores a Cervantes carecen de una acción coherente: la narración se limita a enhebrar uno tras otro una serie de episodios más o menos independientes: las hazañas del caballero (novela de caballerías); las confidencias de los pastores (novela pastoril), las peripecias de unos enamorados (novela bizantina) o las jugarretas del pícaro (novela picaresca).Lo que modernamente se conoce por “novela” comienza con el Quijote, la primera que tiene coherencia argumental, describe la realidad sin tapujos y profundiza en los personajes sin idealizarlos; además, ofrece innovaciones que sorprenden a cualquier lector por su modernidad.

Se pueden distinguir dos grandes categorías dentro de la novela: una de ellas comprende las múltiples variedades de relatos aventureros y de narraciones situadas en ambientes fantásticos o idílicos. La otra clase es la novela realista, que se caracteriza por el estudio veraz de personajes y ambientes; sus dos variedades principales son la novela psicológica, atenta sobre todo al análisis de caracteres, y la novela de costumbres, que prefiere la descripción fiel de grupos sociales.

Entre los componentes de la novela podemos distinguir:
I.El argumento o asunto que desarrolla la novela. Puede ser muy variado.
II.El punto de vista. Es el ángulo de visión desde el que se narra. Los procedimientos posibles de narrar se pueden reducir a dos muy generales: narrador externo y narrador interno. El primero cuenta la historia situándose fuera de los hechos. Este modo de narrar da una sensación de distanciamiento. El narrador externo puede adoptar tres posibilidades narrativas:

1.1. Narrador omnisciente. Es la forma clásica. El narrador tiene todos los datos y los expone en tercera persona. Por ejemplo, Tormento, de Galdós.

1..2. Narrador observador externo. Se narra la acción en tercera persona, pero como si la captara una cámara. Su intención es acercarse todo lo posible a la objetividad ya que el narrador se limita a contar lo que pueden percibir los sentidos sin emitir ningún juicio. Por ejemplo, El Jarama, de Rafael Sánchez Ferlosio.

1..3. El narrador editor. El novelista se limita a editar unos papeles que le han confiado o ha encontrado. Este procedimiento es un medio interesante para historias irónicas, críticas o didácticas, pues permite ofrecerlas sin presentarse como autor de las mismas. Por ejemplo, el Quijote.

El narrador interno es aquel que narra una acción de la que él forma parte. Puede ser:

2.1. Narrador protagonista, en la que es el protagonista quien cuenta la historia, por ejemplo, La familia de Pascual Duarte.

Es importante señalar aquí el uso del monólogo interior, discurso del personaje que nos introduce en su vida interior, sin que el autor intervenga con explicaciones o comentarios, por ejemplo, Cinco horas con Mario, de Miguel Delibes.

2.2. Narrador personaje secundario. Escribe en primera persona y es uno de los personajes de la novela, por ejemplo, San Manuel Bueno, mártir, de Unamuno.

2.3. Narrador personaje observador. El narrador es un observador que narra en primera persona, por ejemplo, la Crónica de una muerte anunciada, de García Márquez.
III. La composición.

Según este criterio se puede distinguir entre novela abierta y novela cerrada. La novela cerrada es aquella que parte de un esquema: la historia comienza, se desarrolla y concluye. Es el tipo más generalizado. La novela abierta es aquella en la que los hechos no se cierran con un final que les dé sentido, lo que se nos cuenta corresponde a la lógica interna de quien nos lo cuenta; mucho más libre e imprevista.
IV. El lenguaje de la novela se basa en tres modalidades textuales: la narración, la descripción y el diálogo. Lo más común es que una novela consista en una combinación equilibrada de las tres modalidades.
V. El tiempo.

Hay un tiempo objetivo y un tiempo subjetivo, según lo perciban los personajes. Aunque los hechos que se narran ocurren de manera lineal, la forma de narrarlos no tiene por qué ser lineal. En el último siglo se ha experimentado con el tiempo narrativo y son frecuentes las novelas que juegan con él.
VI. EL espacio

Los espacios pueden ser realistas, fantásticos, simbólicos… eso depende de lo que convenga al tema, por ejemplo, Macondo es un espacio sagrado y ritual, unido a una concepción mítica del tiempo.

VII. Los personajes

La distinción básica es entre personajes planos y redondos. Los primeros se caracterizan por un solo rasgo (el vago, el curioso…), en tanto que los segundos constituyen una personalidad compleja. Por lo demás, hay personajes individuales, colectivos, simbólicos…

Características de género de la lírica.
La lírica es el género en el que se expresan los sentimientos, imaginaciones y pensamientos del autor: es la manifestación de su mundo interno y, por tanto, el género más subjetivo y personal. Este carácter subjetivo no equivale siempre a individualismo exclusivista: el poeta, como miembro integrante de la comunidad humana, puede interpretar sentimientos colectivos.
La forma habitual de la lírica es el verso, pero no son términos que se correspondan forzosamente. Hay poesía en prosa así como narrativa en verso. En relación con los otros géneros, la lírica se distingue por su brevedad, notable incluso en las composiciones más amplias.
Su origen es discutido, ya que, si bien la lírica culta es posterior a la épica (en Grecia, por ejemplo, el apogeo de la lírica en los siglos VII y VI a. de C. coincide con la decadencia de la epopeya), la lírica popular parece ser la primera manifestación literaria de la cultura humana.
La poesía lírica es un género caracterizado por la expresividad y el ritmo. En ella coincide un lenguaje sugerente, evocador, cargado de vivencias y sensaciones. La expresión poética se caracteriza además por:

La abundancia de imágenes, metáforas y símbolos.

Un léxico selecto, variado y rico en matices.

Una gran libertad sintáctica y organizativa.

La transmisión de un contenido básico cargado de valores emotivos, afectivos, evocadores y sugerentes.
Los temas utilizados por la poesía lírica están relacionados con la época en que haya sido compuesta:

Durante la Edad Media el tema predilecto son los sentimientos amorosos, aunque también se cultivan temas de tipo religioso, y otros relacionados con el mundo natural (canciones de mayo, de siega…)

El Renacimiento, con Petrarca, ahonda en el análisis de los estados de alma y los expresa con gran perfección formal. Durante cuatro siglos se han repetido en las diversas literaturas europeas los temas petrarquistas del amor espiritualizado y el análisis del propio estado anímico.

Con el Romanticismo se incorporan temas exóticos y misteriosos, y ritmos nuevos. Después, con el Simbolismo, aparecen nuevos temas en la lírica: exotismo, cosmopolitismo, fantasía y un nuevo lenguaje poético basado en la sinestesia y en el símbolo. Asimismo, se renueva la métrica con ritmos nuevos o en desuso (alejandrino, dodecasílabo, versolibrismo)

En el siglo XX la influencia de las vanguardias, y sobre todo del surrealismo, es decisiva para la lírica. Aparecen nuevas técnicas, como la escritura automática, que intenta aunar poesía y subconsciente. La lírica se libera de los modelos clásicos.
Los más importantes subgéneros líricos son:

La oda: es una composición lírica de cierta extensión y tono elevado, destinado a la exaltación de una persona o de una cosa. (grandes personajes, paisajes grandiosos,…). Por ejemplo, las odas de Fray Luis de León.

La elegía: poema lírico extenso que expresa sentimientosde lamento por lo que se ha perdido: la ilusión, el tiempo, un sentimiento…La elegía funeral (también llamada ‘endecha’ o ‘planto’ en la Edad Media) adopta la forma de un poema de duelo por la muerte de un personaje público o de un ser querido. En la poesía española contemporánea son muy conocidas el Llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías, de Federico García Lorca y la Elegía a Ramón Sijé, de Miguel Hernández.

La égloga: es una composición poética que pertenece al género bucólico o pastoril. En ella, en un ambiente dominado por una naturaleza idealizada, los pastores que intervienen dialogando entre ellos, son puramentre metafóricos y encarnan muchas veces al propio poeta o a otros caballeros que charlan en clave poética en ese marco bucólico acerca de sus desventuras Las más conocidas y perfectas son las de Garcilaso de la Vega.

La sátira: composición que censura los vicios o ridiculiza los defectos humanos. Son famosas las de Quevedo.

El epigrama: poema, por lo general muy breve, que expresa con agudeza algún pensamiento.

El epitalamio: canción de bodas.

Características de género del ensayo

La definición más aceptada de ‘ensayo’ es la siguiente: “Un escrito en prosa, generalmente breve, de carácter didáctico e interpretativo, en el que el ensayista aborda, desde un punto de vista personal y subjetivo, temas diversos, con gran flexibilidad de métodos y clara voluntad de estilo.”

La palabra ensayo proviene del latín tardío: exagium, es decir, el acto de pesar algo. Ensayar, es pesar, probar, reconocer y examinar. En este caso podría ser una hipótesis, una idea lo que se ensaya, o sea, un argumento.

El autor utiliza el ensayo no sólo como vehículo de ideas, sino también como fruto de una preocupación estética, de ahí que tradicionalmente se incluya dentro de los llamados géneros literarios de carácter didáctico.

Se considera al francés Michael de Montaigne creador de este género con sus famosos Essais, publicados en 1580, cuyo éxito promovió inmediatos seguidores.Dentro del mismo siglo XVI, en 1597, comienzan a publicarse los primeros ensayos de Francis Bacon. Ambos escritores fijan los principios históricos del nuevo género literario. Pero la reflexión libre de carácter didáctico y con voluntad de estilo se puede rastrear desde la antigüedad grecolatina: Diálogos de Platón, Marco Aurelio, Epístolas de Séneca…
II. Caracteres del ensayo.
1. Brevedad.

El ensayista no pretende ser exhaustivo, puesto que el ensayo no es un tratado de investigación; persigue simplemente una reflexión sintética y amena sobre el tema elegido. Muchos artículos de prensa pueden considerarse verdaderos ensayos por su carácter de reflexión libre.
2. Variedad temática.

Aunque el ensayo tiene preferencia por asuntos relacionados con las disciplinas humanísticas, también puede tratar temas científicos y, sobre todo, de la vida cotidiana o de noticias de prensa.
3. Estructura libre.

El carácter del ensayo de ser una reflexión libre sobre cualquier tipo de temática tiene como consecuencia que no se somete a ningún esquema rígido de organización. No obstante, la estructura deductiva es predominante, puesto que la evolución del pensamiento de lo general a lo particular es más adecuada para la reflexión breve y facilita la comprensión por parte del receptor.
4. Carácter subjetivo.

El enfoque personal para interpretar el mundo, la naturaleza o los seres humanos se manifiesta en la exposición de los propios sentimientos y valoraciones, pues en muchos casos el ensayo es una conversación ‘en voz alta’ con el interlocutor. De ahí que aparezca la primera persona, y la intención dialogada con el lector.
5. Voluntad de estilo

El lenguaje del ensayo es culto y elaborado, expresión de la solvencia intelectual del escritor, que, además, hace patente su cultura con numerosas citas. Pero, ante todo, el ensayista es consciente de que se espera de él una calidad estética en la expresión de sus ideas y, por tanto, se sirve de todos los recursos estilísticos que le proporciona el idioma.
III. Tipología del ensayo.

Establecer una tipología del ensayo que pueda ser comúnmente aceptada no es una tarea fácil y ello se debe al carácter heterogéneo de este género. Se establecen categorías, como ‘ensayo literario’ y ‘ensayo científico’ o como su división por temas y por enfoque, pero todos estos intentos no acaban de cuajar porque el ensayo es el género más variado y amplio y, por tanto, más difícil de compartimentar. Podríamos concluir que las clasificaciones, útiles desde un punto de vista pedagógico, varían con cada época, y que todas ellas se hacen insuficientes cuando se enfrentan con la complejidad de la obra de un ensayista.
IV. Estructura

.

Un ensayo consta de tres partes fundamentales: introducción, desarrollo y conclusión.
Introducción

La introducción le indica al lector el propósito del escritor, el acercamiento al tema y

la organización que seguirá el ensayo.
Desarrollo

Es una sección muy importante del ensayo pues demuestra la capacidad de organización

y argumentación del escritor. Así pues, son cruciales en esta sección, el uso adecuado de

transiciones y el buen manejo de la lógica.

Existen diferentes estrategias de organización del desarrollo y con frecuencia se utilizan varias de ellas en el mismo ensayo; dependiendo del propósito, el escritor utilizará una u otra estrategia de argumentación: el análisis, la comparación, el contraste…

Conclusión

En ella se hace una recapitulación de lo dicho.
Importancia

Buena parte del conocimiento, especialmente en el último siglo, se ha trasmitido por medio del ensayo, ya que éste permite desarrollar una amplia gama de temas, con fines distintos y para todas las áreas del saber humano.