Lee atentamente el siguiente texto periodístico y realiza las preguntas de comentario de texto que se te vayan solicitando en clase:


Martín Ferrand
Martín Ferrand
EL BOTELLÓN DEL VIERNES


Aunque con menos talento creador, muchos de los jóvenes españoles de hoy se comportan como si fueran herederos de Paul Verlaine. Este poeta lavaba sus penas y sus cuernos son absenta – ajenjo le dicen con frecuencia- y nuestros muchachotes, y muchachitas, anulan su esperanza y disimulan su pereza a golpes de botellones en los que, sin mucho respeto al paladar, lo mismo caben el cubata, el calimocho o la cerveza reforzada con algún aguardiente de relleno. El caso es <<colocarse>> fuera de la realidad y, a mayor abundamiento, hacerlo con quiebra de los supuestos de orden y concierto que entendemos mayoritariamente como imprescindibles para la convivencia.
Una dosis de rebeldía es tan imprescindible en la juventud como el acné, pero estamos ya en plena sobredosis.
Los franceses, con buen sentido, prohibieron la fabricación de la absenta hace noventa años y así evitaron muchas intoxicaciones de metílico, compañeras frecuentes de las forzadas ensoñaciones en las que empujaba el brebaje. Incluso aquí, paraíso de la tolerancia nociva, ya hace años que dejó de producirse en la ribera del Mediterráneo, donde estaban sus más fieles clientes. Ahora lo que se lleva, ya digo, es el botellón y, como si se tratara de un pulso al principio de autoridad que nunca debe olvidar un Gobierno, son varias las ciudades españolas en las que, vía internet y SMS, innominados jóvenes, dotados de gran aparato y capacidad organizativos, convocan botellones para celebrar una supuesta <<fiesta de la primavera>>.
Me gustaría saber qué y quiénes se esconden tras esas provocadoras convocatorias y supongo que Interior andará en la pesquisa, porque no es admisible la hipótesis de su ingenua espontaneidad. De lo que se trata, como en tantas ocasiones, es de romper el orden, de lanzar al aire una provocación para que, independientemente de la reacción que pueda llegar a provocar, se vaya degradando el fundamental principio de autoridad.
Aseguran algunos alcaldes que no disponen de una normativa específica para evitar lo que puede llegar a ser una grave alteración del orden público. ¿Hace falta? La autoridad, con tanta prudencia como energía, exige en ocasiones la confrontación e, incluso la exhibición de la fuerza. Este es uno de los casos. Ante la ocupación de los espacios públicos con desorden y alboroto no hay vacío legal. Puede haber o dejar de haberlos, resolución y capacidad para que, aunque resulte impopular, no le quepa a nadie la menor duda de que la calle es de todos y no concede exclusivas, vía telefonillo portátil, a botellones de ningún género. Verlaine, por lo menos, era rebelde en la intimidad de los cafés.


M. Martín Ferrand, ABC, 14-3-2006



Rojo: ortografía
Verde: expresión escrita deficiente o mal uso gramatical o semántico
Morado: valoración del texto cuando no procede o viceversa / mala interpretación del texto.
Azul: datos innecesarios/ secundarios
Naranja: falta alguna información

Actividad para el día 20 de OCTUBRE. Plazo: de 16,00 a 17,00.

TEMA:

  • ALUMNO/A: Alba María León:

Manifiesto del autor acerca del botellón y la posible actuación de las autoridades ante él.

  • ALUMNO/A: Leila Lloyd
  • Causas del botellón y posibles medidas por parte de la autoridad ante él.


ALUMNO/A: José Antonio Guerrero López-Salvatierra
Crítica al botellón y a la juventud que lo practica .

ALUMNO/A: Cristian Caballero Vallejo
Crítica a los botellones y a la actuación de la autoridad.

RESUMEN:

  • ALUMNO/A: Alba María León: Los jóvenes españoles de hoy, utilizan el botellón como forma de esconder la pereza y eliminar la esperanza que sufren y se les compara con el poeta francés Paul Verlaine el cual al menos para beber se escondía en los cafés y no lo hacía en la calle como ellos. Hacer botellón no es legal pero vía SMS no se sabe por quién, es convocada desde tiempos remotos. Ante esto la autoridad propone una serie de medidas para erradicarlo que hasta el momento no han surtido efecto.
  • ALUMNO/A: Leila Lloyd.
Los jóvenes anulan su esperanza y disimulan su pereza en las calles los fines de semana.Rompen el orden y el principio de autoridad organizando botellones vía SMS e internet. La autoridad ha de tomar medidas para eliminar este desorden público ya que las calles son de todos.

  • ALUMNO/A: José Antonio Guerrero López-Salvatierra
Hoy día, gran cantidad de jóvenes practican el "botellón", actividad totalmente innecesaria que consiste en consumir bebidas alcohólicas, especialmente con una graduación elevada, para alcanzar un estado físico y mental que los inhiba de la realidad.
Ésto, no es más que una provocación al gobierno, ya que quebranta el principio de autoridad que éste parece olvidar.
Algunos alcaldes defienden que no existe una normativa específica para evitar ésta actividad, pero ante lo que puede llegar a ser un grave desorden público, no hay vacío legal.

ALUMNO/A: Cristian Caballero Vallejo
Los jóvenes de hoy beben sin control en los botellones que organizan vía SMS. Los alcaldes no disponen de normativas para evitar desorden público por lo que la autoridad debe hacerse cargo del desorden producido.

ORGANIZACIÓN DE IDEAS
  • ALUMNO/A: Ana Morente Sarriá

Texto periodístico de opinión de carácter expositivo-argumentativo dividido en 5 párrafos en su estructura externa, que no se corresponde con la estructura interna, ya que consta de 3 partes. El tema principal del texto es el desorden social debido al botellón y su organización de ideas es la siguiente:
La primera parte se extiende en el primer y segundo párrafo en los que se expone el problema de los adolescentes españoles y la práctica del botellón.
La segunda parte abarca el tercer y cuarto párrafo y en ella se habla de las organizaciones vía internet o sms de los botellones como una amenaza a la autoridad para romper el orden.
Por último, la tercera parte o último párrafo dice como conclusión que no hay una ley que evite el botellón aunque la autoridad a veces, exija la exhibición de la fuerza, pero si que hay una ley ante la alteración del orden público.
Este artículo tiene una estructura inductiva ya que la conclusión se encuentra al final.
  • ALUMNO/A:Ying Sun

Es un artículo de opinión escrito por M. Martín Ferrand de periódico ABC y es de carácter expositivo argumentativo con una estructura externa de cinco párrafos e interna de tres partes, lo cual no coinciden. La idea principal del texto es critica al botellón ante la autoridad. Cuyo la organización de ideas son los siguientes:
Es un artículo de opinión de carácter expositivo argumentativo con una estructura de cinto párrafos, pero según su contenido se puede dividir en tres partes. La idea principal del texto es la crítica al botellón y la necesidad de intervención de la autoridad. Cuya la organización de idea es la siguiente:


1ªParte: Es el primer párrafo y el segundo párrafo, como la introducción del texto, que presenta la comparación de poeta Paul Verlaine con los jóvenes de España que hacen botellón los fines de semana. Y también habla de la rebeldía de la juventud como el acné.
La primera parte abarca el primer y segundo párrafo. Que presenta la comparación del poeta Paul Verlaine con los jóvenes de hoy en día que hacen botellón los fines de semana ya que ambos se emborrachan por diferentes motivos.


2ªParte: Abarca los párrafos tercero y cuarto, el cuerpo del artículo. Exponen de la prohibición de la fabricación de absenta en Francia y la autoridad del gobierno ante el caso de botellón, que los jóvenes los organizan por distintas vías rompiendo el orden y bajando el principio de la autoridad.

La segunda parte comprende los párrafos tercero y cuarto. Expone los casos de botellones que los jóvenes los organizan por distintas vías, lo que supone un pulso al principio de la autoridad.



3ªParte: Es el ultimo párrafo, la conclusión del texto. Terminando con la comparación de Paul Verlaine. Comenta principalmente que el botellón provoca desorden en los espacios públicos por lo tanto la autoridad se tiene que responsabilizar de esto y buscar soluciones, porque la calle es de todos.

La tercera parte se identifica con el último párrafo. Comenta principalmente que la autoridad no interviene en el tema del botellón, lo cual provoca desorden en los espacios públicos, por lo tanto es importante porque ¨la calle es de todos¨.


El texto es de tipo encuadre porque enfoca la idea desde el principio del argumento comparando los jóvenes que hacen botellón con el poeta y sigue hasta el final hablando del botellón y de la autoridad.

La estructura del texto es inductiva porque la tesis del autor está al final del argumento.



  • ALUMNO/A:




COMENTARIO CRÍTICO


Plazo: 21 DE OCTUBRE
  • ALUMNO/A: Antonio José Cantón Retamero
Es un texto escrito en el periódico ABC el día 14/03/06 por Martín Ferrand, es un texto de carácter expositivo-argumentativo, porque expone su idea, jóvenes descontrolados por una sobredosis de alcohol ante la autoridad del gobierno.

El autor expone un carácter subjetivo sobre el tema, ya que empieza comparando los jóvenes con el poeta Paul Verlaine, el cual ahogaba sus penas en absenta, "como si fuera heredero de Paul Verlaine", como los jóvenes pierden el control ante la ingesta del exceso de alcohol y al desafiar a la autoridad del gobierno.

Las consecuencias del botellón son negativas, porque es la forma en la que la juventud desafía a la autoridad del gobierno, bajo los efectos del alcohol, en estas fiestas los jóvenes se comunican vía internet para quedar y poder beber alcohol sin control.

En mi opinión Ferran no acierta, ya que no toda la juventud le gusta el botellón y ponerse ciego de alcohol, otros prefieren tomar alcohol de forma controlada, beben de forma controlada y por placer, pero no para olvidar nuestro entorno.
si se pierde el control del alcohol tomado se puede llegar a realizar grandes locuras, porque borracho no sabe una persona si lo que hace esta bien o mal,ya que en ese momento el cuerpo se deja llevar por estímulos si pensar en lo que se hace.

En conclusión, el alcohol se debe tomar moderadamente, ya que el abuso de el llega a ser peligroso y a la larga puede tener dicha persona un problema de hígado.

COMENTARIO CRÍTICO


Plazo: 21 DE OCTUBRE
  • ALUMNO/A: Alba María León :

Texto periodístico de opinión. Escrito por el periodista Martín Ferrand y publicado en el periódico ABC de tirada nacional, es por tanto un texto expositivo-argumentativo que tiene la finalidad de convencer al lector mediante argumentos. El tema que aborda el texto es de evidente actualidad: Las causas del botellón y la actuación de las autoridades ante él.

El autor comienza con la comparación del talento de los jóvenes de hoy con el poeta francés Paul Verlaine que por las palabras empleadas podemos adivinar que el escritor siente una cierta “preferencia” por el poeta que excusa por el talento que posee que beba absenta, el cual los jóvenes prescinden de él y no están justificados para beber desmesuradamente en la calle ya que lo hacen unicamente para anular su esperanza y disimular su pereza o incluso a modo de diversión. A continuación compara la rebeldía de los jóvenes con la aparición del acné propio de esta edad lo cual quiere decir que un poco de rebeldía a esta edad es normal pero no en exceso.

Como bien indica Martín Ferrand, es cierto que la fabricación de absenta hace noventa años se erradicó pero ahora lo que está de moda es el botellón en el que las autoridades deberían intervenir para acabar con él ya que que vía SMS como bien expone el periodista, son convocadas con ciertas excusas como es el caso de la << fiesta de la primavera >> que no es mas que un pretexto para que miles de jóvenes se concentren en amplios espacios para beber sin control. A esto se suma que hoy en día no se conoce quien o quienes son los responsables de estas concentraciones a lo que las autoridades deberían poner ciertas normas o multas a quienes convoquen o incluso practiquen este tipo de reuniones para beber en espacios públicos donde nadie tiene exclusividad de ningún espacio. Por esta razón el periodista compara estas concentraciones masivas a la forma en que Paul Verlaine se evadía de sus preocupaciones pero a él si lo excusa ya que lo hacía en la intimidad de los cafés no como el sonado botellón que es realizado en la calle la cual es de todo el mundo. ¿ Qué soluciones podríamos poner para acabar con este tipo de concentraciones?

En mi opinión la realización del botellón no tiene que ser erradicada estrictamente. Es cierto que no se debe realizar en espacios públicos tales como parques o plazas donde acuden cientos de personas cada día a dar un paseo o simplemente a sentarse en un banco y disfrutar de las vistas. Normalmente cuando se hace botellón en estos espacios, al día siguiente todo está completamente sucio, lleno de bolsas de plástico, botellas etc y las personas que acuden para el disfrute de él se encuentran todo en condiciones nefastas. Una de las medidas que podrían adoptarse sería la imposición de un sitio unicamente destinado a la realización de estas concentraciones donde no se molestara ni a vecinos ni a personas que quieran disfrutar de plazas o parques, sitios en los que normalmente suele realizarse esta actividad, de no ser posible esta normativa sí se debería proceder a la erradicación total de esta actividad, bien con la imposición de multas a quien lo practique o convoque o con la presencia de policías en los sitios destinados a esta actividad. De esta forma no instantáneamente pero sí gradualmente se conseguiría la disolución de estas convocatorias para beber en grupo.

En conclusión cada individuo debe ser responsable de sus actos y reflexionar sobre lo que conlleva convocar o asistir al botellón, es cierto que normalmente se asiste por un ahorro de dinero a la hora de consumir bebidas alcohólicas pero no somos conscientes de que estamos perjudicando a otras personas. Aprendamos de nuestros errores y prediquemos con el ejemplo para las nuevas generaciones.

  • ALUMNO/A: Ana Bueno Chacón

El texto que nos concierne se trata de un artículo periodístico de opinión de carácter expositivo-argumentativo. Publicado en el diario ABC el 14 de marzo de 2006, está firmado por Martín Ferrand y trata la necesidad de intervención ante la ocupación de la vía pública por parte de la juventud para hacer botellón.

El autor comienza comparando a los jóvenes con Paul Verlaine, por su afición al alcohol. Hasta ahí toda similitud entre ellos, pues mientras el poeta maldito se ahogaba en absenta en los cafés, los jóvenes no tienen reparos en mostrar su borrachera en plena calle, como tampoco son escrupulosos a la hora de mezclar diversos brebajes a su antojo.Pero son las concentraciones masivas para hacer botellón el objeto de la feroz crítica del autor. Estas, convocadas por la red, se dan en la calle y alteran el orden público más allá de lo permisible. Es por ello por lo que Martín Ferrand pide la intervención de la autoridad con el fin de atajar esta nueva forma de esparcimiento juvenil.Hasta este punto no puedo estar más de acuerdo con el autor.

Desde mi perspectiva, concentrarse en masa para beber por el simple hecho de beber me parece un comportamiento que raya en la estupidez. Aquí ya no hablamos de tomar copas en una discoteca o jugar al “Yo nunca” con chupitos de tequila. No, esto se adelanta a todas las formas de ocio hasta hoy descubiertas: sentarse en un banco con bolsas de supermercado repletas de vino de cartón y similares, soportando - si la situación llega a extremos- la intemperie de la calle en pleno invierno.

A todo esto se puede contraargumentar que cada individuo está en su derecho de emplear su tiempo en las actividades que considere más pertinentes, lo cual es aceptable hasta que esta libertad interfiere en los demás usuarios de las zonas públicas, ya sea por el escándalo de la parranda o incluso por interceptar de manera molesta a los viandantes que nada tienen que ver con la concentración. En algunos municipios se han habilitado zonas conocidas como “botellódromos”, cuyo nombre ya nos da una idea más que clara de su función. Sin embargo, estas áreas aisladas no resultan del atractivo de los jóvenes.

Todo lo comentado me lleva de nuevo a las palabras del autor, que juzga necesaria la mediación de la autoridad e incluso “la exhibición de la fuerza”. En la actualidad, esta sentencia supone meterse en terreno pantanoso, aunque si alguien me lo hubiera sugerido en 2006 me resultaría difícil de creer que se tratara de hechos ocurridos en pleno siglo XIX. Estoy hablando ni más ni menos que de las polémicas actuaciones policiales que recientemente se han realizado para vaciar la vía pública, ya no de jóvenes ebrios, sino de ciudadanos ejerciendo su pleno derecho a la manifestación. Algunas de las imágenes que nos han llegado en los últimos meses parecen verdaderamente sacadas de otra época u otro país y me hacen preguntarme hacia dónde va la sociedad.

Algunos alardearán de lo mucho que hemos avanzado, señalando su teléfono inteligente de última generación. Yo me quedo con la terrible duda de si no serán más civilizados aquellos que celebran la “fiesta de la primavera” que los que empuñan la porra contra el pueblo con el pretexto de preservar el orden público.

  • ALUMNO/A: Jaime Agüera Ruiz

Texto periodístico de carácter expositivo-argumentativo donde Martín Ferrand expone en cinco párrafos, de desigual extensión, la nueva forma de diversión de los jóvenes. El texto está sacado del diario ABC, publicado un 14 de marzo de 2006.

En un primer párrafo sugiere la posible idea de que los jóvenes de hoy día estén emparentados con el poeta Paul Verlaine, sugiere este parentesco por la forma de beber tan similar de ambos, ya que los jóvenes buscan zafarse de la realidad mediante el alcohol, como lo hacia Paul Verlaine, con la salvedad de que este lava sus penas y cuernos en absenta y en la intimidad de los cafés.

Otra de las ideas se puede encontrar en el tercer párrafo, es una comparativa de tendencias, entre lo que se bebía en la época de Paul Verlanie, que era absenta, y la que está ahora de moda que es el botellón. Por ser demasiado alto el porcentaje en volumen de la absenta, causando más de una intoxicación de metílico, fue prohibido hace noventa años por los franceses.

Ahora como bien dice Martín Ferrand, lo que se lleva es el botellón, y que destaca sobre todo es la gran capacidad y facilidad de organizar una quedad con el motivo de beber públicamente, también entiende estas reuniones como un pulso a la autoridad.

En el cuarto párrafo está presente otra de las ideas principales, el autor pone en duda la espontaneidad de este tipo de reuniones, también tiene la creencia de que "Interior" anda en la búsqueda del culpable de este tipo de reuniones. También aventura con el propósito de este tipo de reencuentros, en los que según el autor, se hacen para degradar el principio de autoridad y provocar el desorden público.

La ultima idea expuesta coincide con el último párrafo del texto en la que indica, como se hace un mal uso y/o se degrada la vía pública con esta práctica que es el botellón, con esto defiende la idea de que la calle es de todos y afirma esta idea haciendo referencia al siguiente dato: "Verlaine, por lo menos, era rebelde en la intimidad de los cafés".

Como joven que soy y ante tal tema a tratar que puede llegar a ser de polémica, voy a tener que discrepar en algunas ideas del autor, pero también estoy a favor en otras, a continuación expondré los puntos en los que estoy a favor y en contra del autor.

Resumiendo en pocas palabras, a Martín Ferrand no le agrada precisamente la idea novedosa de los jóvenes, que es el realizar el botellón, y lo argumenta como que esta practica favorece la degradación de la calle pública. En este punto hace crítica hacia el botellón es donde discrepo con el autor, ya que a mi parecer, el botellón puede ser un punto de reencuentro donde puedes volver a ver a personas que hace cierto tiempo no encuentras, el botellón también puede ser una forma más económica de salir a beber si se anda algo más justo de capital.

Es cierto que el hacer botellón también trae sus connotaciones negativas tanto a la persona que lo practica, si se bebe en exceso y sin prudencia, como a todo el viandante ajeno al botellón, ya puede ser mediante la acumulación de residuos orgánicos, vidrios o por la mala conducta procedente de las personas que realizan el botellón.

Con respecto a las ideas que si comparto con el autor cabe a destacar, el dato con el que finaliza el quinto párrafo, en el que destaca el uso de los cafés o bares. Personalmente prefiero reunirme en un bar con mis amigos antes de pasar la noche en un banco de un aplaza.

Resumiendo todo lo expuesto, anteriormente yo, estoy en contra de la crítica que realiza Martín Ferrand hacia el botellón, y apollo totalmente que se controlen mas este tipo de practicas por parte de las autoridades competentes, y que se propicie el uso de los bares para reunirse con el fin de beber, que aunque antigua sigue siendo una tradición muy bonita.